miércoles, 3 de diciembre de 2008

en adopcion


Decir Ginger es decir Fred. Decir Fred es decir Ginger.Ginger llegó a la vida de Fred cuando éste tenía 4 años. Durante dos, acompasaron sus ritmos y bailaron juntos, viviendo el día a día, mirando de frente el presente, sin pensar que el destino, podía cambiar de repente.Sus dueños decidieron que un bebé humano (mira, qué marca de nacimiento le pusieron ya al pobre bebé), les impedía dejar a Ginger y a Fred en sus bailes, que les ocupaban mucho tiempo, que les daban mucho trabajo, que...simplemente, dejaron de existir.Apagaron las luces, la música y les dejaron encerrados tras una rejas. Ellos siguen sintiendo el ritmo en las venas, ellos quieren seguir claqueando... sólo necesitan que alguien escuche la música de sus corazones, sólo necesitan que alguien vuelva a darles su “swing time”.Si quieres bailar con ellos, escribe a sosgolden@gmail.com


No hay comentarios: